Saltar al contenido

Candidiasis

candidiasis

La candidiasis, también conocida como candidosis o moniliasis, es una infección. Es causada por diversos tipos de cándidas u hongos, en especial la cándida albicans.

Algo muy frecuente entre los individuos que tienen un sistema inmunológico normal, es la infección de las membranas mucosas. Esto ocurre en el caso de la vagina o la boca. Estas afecciones sin embargo, son mucho más persistentes o frecuentes entre personas que padecen de diabetes. También es bastante frecuente entre personas que están enfermas con sida y las mujeres embarazadas.

Esta enfermedad, forma parte del grupo de las enfermedades que son más frecuentes y que más afectan a los hombres. Incluso, se pudiera decir que todos los hombres la han padecido. Y si no, la padecerán alguna vez a lo largo de toda su vida.

 

Actualmente se conoce de la existencia de tres tipos de micosis humanas, estas son las que le estamos a continuación.

  • Superficiales
  • Intermedias como las candidiasis.
  • Profundas

Las más comunes en España son las candidiasis y las superficiales. En este artículo le hablaremos acerca de las candidiasis mucocutáneas, el agente patógeno de estas es la cándida albicans.

 

Causas

La mayoría de las especies de cándida son saprofitas y casi siempre llegan a formar parte de la flora cutánea. Con respecto a esto hay una excepción; la cándida albicans. Cuando ésta se encuentra en la piel se trata de un agente etiológico de una candidiasis primaria.

Hay muchos factores predisponentes para la infección candidiásica; algunos dependen de las condiciones ambientales mientras que otros dependen del huésped.

Factores ambientales

En el caso de los factores ambientales las personas que tienen una mayor facilidad para contraer esta dermatosis son las que están en las siguientes circunstancias: La humedad, el calor o la maceración crónica como pudieran ser por ejemplo de las prótesis dentales cuando están mal ajustadas o de las comisuras en las personas mayores. Otro factor que favorece a la infestación es la fricción en la superficie cutánea.

Huésped

Entre los factores predisponentes a la infección candidiásica que dependen del huésped, se encuentran los adquiridos, genéticos y fisiológicos. También, las mujeres que se encuentran en el periodo premenstrual o que están embarazadas así como los recién nacidos.

Y no sólo éstos, la lista de personas que están en riesgo también se extiende a los pacientes que tienen síndrome de Down, leucemia o linfoma. Incluso también pueden verse afectadas aquellas personas que tomen antibióticos, inmunosupresores o corticoides. Las personas que padecen de enfermedades debilitantes son las que tienen mayores posibilidades de padecer de este tipo de dermatosis.

 

Síntomas

Los síntomas de la candidiasis varían dependiendo del sitio en el que se encuentre localizada. Según el punto de vista dermatológico son de gran interés las candidiasis mucosas y las candidiasis cutáneas.

Dentro de las primeras, que son las que afectan a la mucosa, se encuentra el muguet. Éste tipo normalmente se manifiesta en forma de unas placas blanquecinas y cremosas. Estas confluyen en el velo del paladar, el dorso de la lengua, la mucosa genital y gingival. Ésta es conocida como candidiasis oral.

Cuando éstas se desprenden dejan descubierta una mucosa que es congestiva y roja. De igual manera, la infección pudiese manifestarse en forma de una lengua roja brillante y lisa, ésta es muy dolorosa. También pudiese afectar las comisuras bucales en forma de placas triangulares, fisuras en el centro, con escamas o pudiesen afectar también los labios. Normalmente, el labio inferior se ve afectado con escamas que se adhieren a la piel y tienen un color grisáceo y manifiestan erosiones.

Otra localización habitual de este tipo de infecciones es la mucosa genito-perianal. Ésta representa del 20 al 30% de las infecciones vaginales y se conoce como candidiasis vaginal. Suele presentarse con un leve enrojecimiento y adema en los labios menores pero también puede extenderse a los labios mayores. Otras zonas que pueden verse afectada son el periné, el interglúteo y los pliegues inguinales. La candidiasis vaginal suele estar acompañada por “quemazón” y prurito.

Esta afección también pudiese llegar a afectar a los genitales externos masculinos. A continuación, dentro o de las candidiasis cutáneas haremos referencias a dos tipos de cuadros: las onicomicosis y los pliegues intertrigos o candidiasicos.

 

Prevención de la candidiasis

Una muy buena higiene se pueden evitar cualquier episodio de candidiasis oral o vaginal. También es de suma importancia que seque bien los pliegues de la vieja de la piel cuando tome una ducha. Otra cosa muy importante es utilizar colutorios de flúor oral y cepillarse bien los dientes. También es muy importante que evite al máximo el tabaco.

Cuando se habla de evitar la candidiasis en la zona genital, hay muchas opciones. Sin embargo, una de las opciones más efectivas es utilizar preservativos para impedir el contacto. En caso de que usted sea una mujer embarazada, es recomendable que además tome yogures que sean bioactivos. De esta manera evitará que se favorezca la acidez de la flora vaginal.

 

Tipos de candidiasis

A continuación le mostraremos los tipos de candidiasis más comunes.

Intertrigos candidiásicos

Se trata de la forma más frecuente de candidiasis. Esta puede afectar a los pliegues más grandes son las axilas, los pliegues del interglúteo. Incluso puede afectar las ingles, la cara lateral del cuello y la región submarina.

También puede llegar a afectar los pliegues pequeños. Estos pliegues, son los espacios interdigitales de las manos y la región retroarticular. Es muy común que la piel esté enrojecida y es probable que en la superficie de la piel salgan elementos  vesiculopústulosos. Típicamente se puede observar cómo las áreas que mencionamos anteriormente están delimitadas por un fino borde escamoso. En algunos casos, en este borde aparecen lesiones satelitales. Los pacientes suelen reportar prurito intenso y cierta quemazón.

Onicomicosis candidiásica

Esta se manifiesta muy frecuentemente en niños con muguet y en aquellos adultos que tengan intertrigo de pliegues interdigitales reducidos. También se puede mostrar con inflamaciones dolorosas en el reborde periungueal.

Está, casi siempre está acompañada de una pequeña secreción purulenta o también con un engrosamiento en la lámina ungueal. Esta tiende a mostrar depresiones puntiformes y ciertos surcos transversales.

Candidiasis en el aparato digestivo

Hay varios tipos de candidiasis en el aparato digestivo, a continuación, le mostramos las más comunes.

  • Gastritis candidiásica: Ésta aparece normalmente en los pacientes que padecen de úlceras gástricas.
  • Enteritis candidiásica: Por lo general este tipo de candidiasis provoca dolores abdominales intensos. También provoca que la persona defeque eses con más frecuencia y esta puede llegar a contener hilos de sangre. Esto normalmente provoca una deshidratación por diarrea. Este tipo de candidiasis es una de las más difíciles de diagnosticar.
  • Candidiasis esofágica: Ésta suele aparecer en forma de una inflamación que tiene como consecuencia dolor en el tórax, ardor y dificultad para tragar alimentos.
  • Anitis candidiásica: Causar picor, irritación en el ano y escozor.

 

Candidiasis en el sistema respiratorio

Éstas normalmente producen una laringitis candidiásica, comúnmente se propaga debido a un muguet oral. Esto se debe a que las placas del muguet son desplazadas hacia el sistema respiratorio. Cuando esto sucede, afectan los bronquios provocan una tos muy constante, también provoca esputos con sangre y fiebre.

 

Candidiasis en el sistema reproductor

Balanitis candidiásica: Ésta causa una fuerte infección en el glande y en el prepucio del pene. Casi siempre, esta infección hace que se originen unas pústulas que generan un fuerte picor.

Vulvovaginitis candidiásica: La vulvovaginitis candidiásica casi siempre aparece debido a alteraciones en el pH vaginal, más comúnmente en las embarazadas. Suele causar una gran irritación y picor en la vagina.

 

Diagnóstico

El diagnóstico es principalmente clínico, aunque en muchas ocasiones pudiera ser necesario el apoyo de un examen directo de un cultivo o micológico o de las escamas.

 

Tratamientos

Dependiendo del tamaño de la infección y del estado del paciente, el doctor elegirá el tratamiento. Estos tratamientos suelen ser tópicos o sistemáticos. El pronóstico es bastante bueno debido a que la candidiasis puede ser curada, tanto con el tratamiento sistemático como con el tópico.

Pero se debe tener en cuenta que si no se corrigen los factores predisponentes en el caso de esta micosis, es muy posible que aparezca otra infección más adelante.